El mejor consejo para adelgazar corriendo

adelgazar corriendo

Para quemar grasa de manera eficaz y poder adelgazar, lo más importante es que tu cuerpo no se acostumbre al mismo tipo de entrenamiento. Un error habitual de los runners es hacer siempre lo mismo: la misma distancia, el mismo recorrido, la misma hora y al mismo ritmo. Esto para iniciar es perfecto, pues te da seguridad, pero luego hay que dar un paso más adelante.

Cuando ya tienes aproximadamente un mes y medio corriendo al menos tres veces a la semana, puedes empezar a jugar con los ritmos de carrera. Lo ideal es intercalar entrenamientos largos y lentos con otros más intensos y cortos o que incluyan cambios de ritmo. En los primeros estás más tiempo en la zona para quemar grasa y perder peso, que es aquella en la que el cuerpo consume fundamentalmente grasas. Esto sucede a ritmos lentos y al pasar de los 35 minutos de carrera. Pero el cuerpo se adapta a todo, se hace más eficiente, y al realizar siempre el mismo entrenamiento se consume menos calorías, por eso es necesario realizar entrenamientos más intentos y cortos. Estos queman muchas más calorías, por lo que pierdes más peso.

Por tal motivo en una semana deberías entrenar tres días, ya que es un error pretender correr todos los días. podrías sobreentrenarte y como resultado sufrir una lesión. Por eso hay que correr lo justo y añadir más volumen de entrenamiento con un cuarto día de caminata, bicicleta, natación o patines. Estarás mejorando tu condición cardiovascular y quemando calorías extra pero sin sobrecargar tendones ni articulaciones.


Entrena en cada ocasión de forma diferente para adelgazar: "Un día puede correr rápido de 20 a 30 minutos. Otros, haga más distancia y más lento corriendo, durante una hora más o menos”. Incluso durante la misma sesión, lo eficaz es introducir cambios de ritmo, una técnica denominada fartlek o HIIT (intervalos de alta intensidad). "Además de que quemamos más calorías, la intensidad hace que el metabolismo se incremente".