Cancún Running - Consejos, motivación y frases para correr

16 Consejos para correr bajo la lluvia

correr bajo la lluvia

En esta temporada te damos algunos consejos para correr bajo la lluvia y no interrumpir tu plan de entrenamiento.

Es posible que por causas de la lluvia no puedas realizar tu entrenamiento como lo dice tu plan o cuando menos como lo tenías planeado, tómalo con calma, lo importante es que te mantengas activo.

 • Escoge ropa de tela sintética para que el agua escurra más fácil y que la lluvia no se convierta en una carga

 • Recuerda siempre ir alerta, si entrenas en la calle toma en cuenta la poca visibilidad de los automovilistas e incluso de otros corredores.

 • Si tus entrenamientos los haces sobre una pista es más sencillo que correr en la calle, pero no trates de correr más rápido o igual que cuando no está lloviendo, realiza carreras de media distancia con pequeños cambios de ritmo, solo para mantener el cuerpo en actividad.

 • Realiza tu calentamiento antes de correr con normalidad.

 • Hidrátate adecuadamente, e ingiere un poco más de calorías que lo habitual para compensar los días de mas frío.

 • Después de la ducha, abrígate bien y consume bebidas calientes como el té, esto te ayudará a prevenir resfriados.

 • Procura no iniciar tus entrenamientos con unos tenis mojados, esto aparte de deformar la horma del tenis, te puede causar ampollas y un mal apoyo a cada zancada por lo que el riesgo de lesión es mayor.

 • Si cuando vas a iniciar tu entrenamiento está lloviendo muy fuerte y consideras poco probable iniciar, cambia a un entrenamiento de bajo impacto, y fortalece otras partes de tu cuerpo como el abdomen, espalda.

• Disfruta del correr bajo la lluvia pero toma tus precauciones, usa colores claros en tu ropa y elige una ruta fácil de recorrido.

 • Mantente visible con ropa de colores claros o con franjas reflejantes.

 • Usa gorra con visera, esto mantendrá la lluvia lejos de tus ojos, y evita correr rápido con el viento en contra.

 • Tu cuerpo necesita la misma cantidad de hidratación que un día seco, así que debes tomar agua aunque no tengas sed.

 • La ropa mojada pesa más, prevé el roce untando vaselina en partes de tu cuerpo donde normalmente sufras de fricción o ampollas.

 • Protege tus objetos personales dentro de una bolsa de plástico como el control de la alarma de tu vehículo, teléfono móvil, reproductor de música, etc.

 • Realiza un recorrido conocido y evita rutas de tierra que se hacen fangosas y te exponen a caídas. • Al terminar seca tus tenis llenándolos de bolas de papel de estraza o periodico, esto ayudará a que mantengan su forma y el papel mantendrá la humedad lejos.

 • Al concluir tu carrera haz tus estiramientos en un sitio cubierto, cálido y dúchate lo antes posible. Si tienes tu casa cerca vete a casa trotando o soltando músculos.


Los beneficios de correr lento para correr más rápido

correr lento

Hay corredores que no sabe ir más despacio cuando corren. Ya sea en un entrenamiento, carrera o cualquier ejercicio que implique correr, tras dar la salida se ponen a tope desde el primer instante.

Esto, que puede parecer una virtud, en realidad es un problema, ya que correr siempre a todo lo que damos puede traernos más de una complicación. Para empezar, el cuerpo necesita regenerar los tejidos y los nutrientes que se gastan tras un entrenamiento o carrera. Si siempre corremos rápido, es muy posible que no demos tiempo al cuerpo para que se recupere adecuadamente. De ahí que los rodajes regenerativos tengan ese nombre. Quiere decir que, realizados a baja intensidad, ayudan a que el cuerpo asimile el trabajo del día anterior y se prepare para recibir nuevos estímulos que le hagan seguir mejorando. Por paradójico que parezca, y muchos entrenadores lo dirán, para correr más rápido es necesario de vez en cuando entrenar lento.

A ritmos más tranquilos estaremos trabajando la capacidad aeróbica, es decir, el trabajo muscular y pulmonar en presencia de oxígeno. Es fundamental para aumentar la capacidad del sistema circulatorio y asegurarnos una mejor respuesta ante el ejercicio. Al “correr lento”, favorecemos el drenaje del músculo, regenerándolo de una manera más natural. Si, por el contrario, volvemos a entrenar rápido después de un día intenso, esa recuperación se verá interrumpida y el riesgo de lesión es más grande.

Por otro lado, mentalmente también es bueno “desintoxicarse” con rodajes que nos dejen buenas sensaciones al acabar, ya que no es bueno terminar todos los entrenamientos con la sensación de haber dejado las pilas descargadas. Un rodaje tranquilo que nos haga cansarnos muy poco nos va a venir muy bien mentalmente.


21 Consejos para Correr tus primeros 21 kilómetros

21 conejos para correr 21 kilometros

Correr un medio maratón es un desafío para cualquier corredor. El medio maratón, es una carrera diferente a las distancias mas cortas (como los 5k y 10k) y a las más largas (maratón). Por ello, para que correr los 21 kilómetros sea una experiencia placentera y no una tortura, a continuación te daremos 21 consejos para correr un medio maratón.

1. Plan de entrenamiento Tener un plan de entrenamiento diseñado específicamente para correr un medio maratón es completamente indispensable.

No es lo mismo el plan de entrenamiento de una carrera de 10 kilómetros que el de un medio maratón, son distancias distintas con requerimientos energéticos muy diferentes.

2. Kilometraje Para correr un medio maratón deberás aumentar gradualmente la cantidad de kilómetros que corres semanalmente.

3. Entrenamiento lentos En el medio maratón la contribución aeróbica es del 99%, por lo que los entrenamientos lentos son una parte importante del plan de entrenamiento.

4.  Frecuencia Aumenta la frecuencia de tus entrenamientos; si deseas tener éxito en los 21 km, intenta correr 4/5 veces por semana como mínimo.

5. Entrenamientos de recuperación Aprender el arte de realizar buenos entrenamientos de recuperación es esencial para no lesionarte.

6. Largas Distancias Dentro de un plan de entrenamiento para un medio maratón, incluir un entrenamiento de fondo semanal nos permitirá gozar de todos sus beneficios.

7. Hidratación En distancias cómo el medio maratón la hidratación es un factor muy importante a considerar, ya que debes evitar el exceso y el déficit de hidratación. Las bebidas deportivas son buenas aliadas para mantener la hidratación y el aporte de combustible, pero no son la única alternativa.

8. Fuerza Trabajar en el fortalecimiento de las piernas y el core, son dos aspectos claves que nos permitirán convertirte en un corredor eficiente y estar libre de lesiones por mayor cantidad de tiempo.

9. Combustible Durante un medio maratón, para muchos corredores existe el riesgo de agotar las reservas de glucógeno o llegar al límite de hacerlo.

 Por ello puede ser necesario tener algún tipo de protocolo de recarga de hidratos de carbono durante la carrera. Geles y bebidas deportivas pueden ser buenas alternativas.

10. Incomodidad En un medio maratón, prepárate para sentir incomodidad y agotamiento; es una carrera larga y exigente y no debes sorprenderte de sentirte así.

11. Practica Utiliza tus entrenamientos para practicar tu protocolo de hidratación/alimentación y respétalo durante la carrera. No pruebes nada nuevo el día de la carrera.

12. Descanso La recuperación posterior a todos entrenamientos es clave para lograr tus objetivos, convertirte en un mejor corredores y mantenerte alejado de las lesiones.

13. ¿Entrenar en ayunas? Para correr 21 kilómetros, es recomendable realizar algunos entrenamientos en ayunas a fin de “acostumbrar” al cuerpo a correr con bajas reservas de glucógeno. Pero con mucho cuidado, sin forzar mucho la maquina y siempre acompañado de alguien.

14. No corras demasiado una semana antes. No quieras ganar velocidad o resistencia agotándote los últimos 7 días. Más bien, esa semana es de tapering, es decir, de bajar el kilometraje más no la intensidad.

15. Alimentación previa Haz una carga de carbohidratos 3 días antes de la prueba. La grasa a lenta la digestión, por lo que te recomendamos que las evites en las comidas previas a tu próximo medio maratón. Es momento de que el 85% de tu nutrición se base en pastas integrales, cereales, frutas y verduras.

16. Los primeros kilómetros En los primeros kilómetros de tu carrera, intenta contener tus deseos de correr rápido, y esfuérzate por mantener el ritmo, de manera de poder terminar la carrera con fortaleza.

Define tu estrategia de carrera, el tiempo en el que quieres/puedes correrla y el ritmo que deberás mantener para lograrlo. No es necesario que corras atado a tus objetivos, pero es bueno tener un parámetro.

17. Concéntrate en la distancia y tu ritmo. No le tengas miedo ni a los kilómetros ni a escuchar tus respiraciones. Acepta lo que siente tu cuerpo y apóyalo. Establece un diálogo con tu mente y tu cuerpo.

18. Llega a la meta con una sonrisa. Si fue fácil o difícil ha sido un gran esfuerzo y la foto de llegada siempre se quedará plasmada. Recuerda tus carreras con cariño.

19. Al terminar reconoce tu esfuerzo y abrázate. Tienes que decirte palabras bonitas, si no fue una buena experiencia, cambia el discurso, en lugar de reprocharte, reconoce la fuerza que tuviste a pesar de las dificultades. Cada carrera es una gran experiencia.

20. Hidrátate y estira tus músculos durante 10-15 minutos. No dejes de pasar más de 3 horas para comer en forma, en donde debes incluir carbohidratos, proteínas y grasas.

21. Piensa en tu próximo objetivo.

Los IncreÍbles beneficios de correr 30 minutos al día

beneficios de correr 30 minutos

Partimos de una base. Para mejorar la salud y nuestro estado físico, se necesita entrenar cinco veces a la semana sumando un total de 150 minutos. Esto, efectivamente, nos da una media de running de 30 minutos diarios. Y es que 30 minutos dan para mucho. Como decimos, no es necesario correr todos los días de la semana. Como máximo se recomienda, entrenar 5 días a la semana, y como mínimo 3.
No es necesario salir a correr maratones para obtener todos sus beneficios.

Beneficios de correr 30 minutos diarios 

Los corredores ya conocen el “subidon” post-carrera. Una oleada de dopamina hace que te sientas llenos de energía. Los estudios han llegado a la conclusión de que la actividad física es una alternativa efectiva para tratar la depresión. Esos 30 minutos de carrera pueden ayudar a las personas a lidiar con la ansiedad y el estrés, incluso después de que haya terminado de hacer ejercicio.

Como ya sabrás, correr con frecuencia es una de las formas más efectivas para adelgazar. No solo se queman calorías durante el ejercicio, sino también se aumenta la velocidad con la que se queman calorías tras el ejercicio.

Desde hace tiempo se sabe que correr aumenta la masa ósea, e incluso ayuda a detener la pérdida ósea relacionada con la edad. Si has escuchado que correr perjudica las rodillas, olvídalo; al contrario, las fortalece. Correr no solo frena el deterioro físico, sino también el mental. Y por si fuera poco se ha descubierto que correr reduce el riesgo de sufrir ciertos tipos de canceres.


Correr mejora la circulación. Practicar running durante 30 minutos diarios es uno de los mejores métodos para favorecer la circulación sanguínea. Correr favorece el retorno de la sangre al corazón, haciendo esfuerzo con varios grupos musculares. Además, muy relacionado con esto, correr reduce el riesgo de osteoporosis, una enfermedad que afecta a millones de personas y que debilita los huesos.

Estos son solo algunos de los beneficios de correr durante 30 minutos al día, para descubrir y disfrutarlos todos solo tienes que calzarte las tenis y empezar a correr.

¿Qué ocurre en una carrera de 30 minutos? Durante los primeros segundos de carrera los músculos comienzan a usar el ATP (adenosín trifosfato), moléculas energéticas que son como el combustible de nuestros músculos., fundamentales para obtener energía celular.

Para producir más ATP, las células descomponen glucógeno, una forma de glucosa almacenada en los músculos. Las células también tiran de la glucosa que hay en la sangre. Por ello el ejercicio es útil para reducir los altos niveles de azúcar en la sangre, algo muy beneficioso para personas con diabetes.

En los próximos minutos el corazón comienza a latir más rápido y dirigir la sangre hacia los músculos, retirándola de otras funciones no necesarias en ese momento, como la digestión. Las células musculares también necesitan oxigeno, así que la respiración tiene que volverse más rápida y profunda para hacer frente a la demanda. El trabajo de los músculos aumenta la temperatura temporal y para contrarrestarlo se activa la sudoración.


5 Consejos para tonificar tus piernas al correr

tonificar correr
Normalmente correr se clasifica como un ejercicio aeróbico, cuyos beneficios son, principalmente, el consumo de calorías y el desarrollo de la capacidad cardiovascular. Sin embargo, correr también requiere un gran esfuerzo del cuerpo a nivel muscular, especialmente de los grupos de las extremidades inferior, aunque también fortalece el abdomen y la cintura.

Para potenciar el trabajo de piernas y glúteos, añade estas variaciones en tus entrenamientos. Además de lograr unos músculos más firmes, harán que salir a correr sea más divertido.

1. Cambia el paso: Si corres con la misma técnica ‘normal’ siempre, trabajas todo el tiempo los mismos grupos musculares, y de la misma forma. Combina, en tus sesiones de running, la carrera habitual con otros ejercicios como grandes zancadas, correr en zig-zag, levantar más las rodillas o dar pasos llevando los talones hacia los glúteos.

2. Varía de superficie: Igual que correr siempre de la misma forma limita el trabajo, hacerlo siempre sobre la misma superficie, también. Cambia de recorrido y, si puedes, de superficie para trabajar de maneras diferentes y potenciar los resultados en tus músculos. Cada terreno puede tener unos beneficios: correr en la arena, por ejemplo, tonifica más los gemelos, además de consumir más calorías.


3. Entrena con intervalos de alta intensidad (HIIT) o cambios de velocidad: En vez de hacer siempre largas sesiones a ritmo moderado, dos o tres días a la semana trabaja a intervalos. Un ejemplo de entrenamiento sería: Tras calentar 10 ó 15 minutos, corre en series de 1 minuto, divididas en 20 segundos de sprint y 40 segundos de descenso progresivo de la velocidad.

4. Corre con resistencias: Las pesas en los tobillos o los paracaídas diseñados para running son elementos que puedes añadir a tu carrera habitual para tonificar más tus músculos, porque dificultan el trabajo (en el grado que tu elijas, según añadas más o menos carga) y comprometen más a tu cuerpo.

5. Incluye subidas en tu recorrido: Tanto si son subidas como bajadas, las rampas obligan a tus piernas a intensificar el esfuerzo, con lo que trabajas los gemelos, los muslos y los isquiotibiales, y los glúteos. Eso sí, recuerda que las pendientes de bajada pueden empeorar algunas lesiones como la rodilla del corredor por lo que es más recomendable que subas cuestas en vez de bajarlas y limites las pendientes si sufres alguna patología de este tipo.